El polo turístico mexicano de Cancún continúa cayendo frente a la mirada del mundo en lo más hondo del desprestigio,. Ahora, el balneario del Estado de Quintana Roo recibió un empujón más dentro de esa fosa por parte de la delincuencia organizada, que la madrugada de este viernes 26 de marzo atacó con armas de fuego, vía tres sicarios, el club nocturno “Ginza”, ubicado en la Supermanzana 3, en el cruce de las avenidas Bonampak y Uxmal de la zona ubicada como Puerto Cancún.

El ataque se produjo cerca de las tres de la madrugada y horas después cobró a su primera víctima, un ciudadano del Estado de México, reduciendo a cuatro el número de heridos al momento del ataque. Estos últimos recibieron balazos que los mantienen hospitalizados, con el reporte “delicados” de salud.

El ataque se registró igualmente a las pocas horas de que el importante consorcio internacional de noticias Deutsche Welle, de Alemania, con alcance, además de europeo, en Latinoamérica y El Caribe, difundiera en su ciber-plataforma digital un video reportaje en el que da cuenta sutilmente de la complacencia criminal de las autoridades de Quintana Roo –que se autodefinen como “El gobierno del cambio”– con los antros turísticos, los cuales no nada más operan fuera de control, hasta cerca del amanecer, sino que lo hacen sin cumplir las disposiciones por la pandemia. Es más, ni siquiera las del uso de cubrebocas y la sana distancia procuran y vigilan que respeten sus clientes.

Apenas del domingo pasado se reportó que varios establecimientos de esta misma zona fueron atacados a balazos en el transcurso de la madrugada, cuando todos los locales estaban cerrados. Entre ellos el de las oficinas locales de una televisión nacional.

El que se ha convertido en mortal ataque armado contra el night club “Ginza” ocupó titulares de medios digitales del mundo –el argentino Infobae, por ejemplo–, semejantes al caso de los escándalos:

  • Por los diagnósticos de Covid presuntamente falsos (PCR) que les fueron expedidos por un laboratorio clandestino a 44 argentinos que regresaron con ellos a su país desde Cancún, a pesar de padecer el virus con el que se contagiaron en ese paraíso de sol y playa

  • Y la detención arbitraria de un par de turistas canadienses gays en una playa de Tulum, porque se dieron un beso. La conducta homofóbica de policías mereció la intervención de la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo –que por cierto no ha pasado del paso inicial–, al violarse los derechos humanos basados en la orientación sexual y la identidad de género, reconocida por la propia entidad con vocación turística

En cuanto a la mala nota de ahora, este día se confirmó la muerte de un toluqueño, identificado como Ernesto Y.z P., de 40 años de edad, en el Hospital General “Jesús Kumate Rodríguez” de Cancún, al que ingresó con un balazo en el abdomen y pierna derecha.

Con el deceso, el número de heridos quedó en 4 y tres de ellos permanecen aún hospitalizados en el referido nosocomio:

  • El jefe de seguridad de la discoteca “Ginza”, Julio César ‘N’, de 39 años, originario de Veracruz, que recibió cuatro balazos, dos balazos en la zona dorsal del cuerpo e igual número en el brazo izquierdo.

  • Un estudiante de 25 años de edad, originario de la Ciudad de México, identificado como Diego ‘N’, quien recibió un fogonazo en el abdomen.

  • Una mujer brasileña de unos 40 años de edad, identificada como Patricia ‘N’ de 39 años, quien recibió un balazo en el pezón izquierdo.

El cuarto herido sufrió un rozón de bala y fue trasladado por una de sus amigas a un hospital para su atención médica.

Fotografía publicada por la plataforma digital de Noticaribe tras el ataque armado en Cancún

 

Tras confirmarse la muerte del infortunado toluqueño se conoció también de la detención de cinco personas, en par de operativos policiales, presuntamente relacionadas con el atentado.

Cerca de las dos de la tarde de este día, el responsable de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo, Lucio Hernández Gutiérrez, confirmó las aprehensiones, en colaboración con la policía ministerial y elementos de la Marina, y que habían sido puestas a disposición de la Fiscalía para las investigaciones correspondientes.

No se precisó si entre los cinco capturados están los tres sicarios que descendieron de una unidad semejante a la de un taxi del Sindicato “Andrés Quintana Roo” para abrir fuego contra el antro.

Tales detenciones, huelga decir, no rescatan a Cancún del nuevo peldaño subterráneo del desprestigio mundial al que ha descendido con el cañón de la delincuencia organizada en la sien por la incompetencia de su gobierno para recuperar los nichos turísticos de los que se ha apoderado el hampa.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias)

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 26 – MARZO – 2021 |