Similitudes entre Sandra Ávila Beltrán y la recién detenida Emma Coronel Aispuro



¿Será Emma Coronel Aispuro, la última esposa del capo de las drogas Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, la  verdadera “Reina del Pacífico”’?

Luego del arresto de la glamorosa cónyuge del líder del Cártel de Sinaloa, el lunes 22 de febrero en Estados Unidos, HECHO DIGITAL halló gran similitud entre Emma y Sandra Ávila Beltrán, quien también recibió en su momento el citado apelativo.

Detenida en México y extraditada en 2012 a Estados Unidos. donde estuvo presa siete años, Sandra logró salir de la cárcel y regresar a México, donde no sólo fue exonerada sino que recuperó millonarias cantidades y propiedades.

Sorprendió que haya sido liberada en EU, porque en abril de 2013 se declaró culpable de traficar con cocaína ante una corte de Miami.

Ahora una mujer sexagenaria –nació en Mexicali en 1960–, Sandra comenzó a tener problemas con la justicia cuando estaba por cumplir 40 años de edad. Emma acaba de cumplir 31 años.

Emma fue reina de belleza y Sandra una bella mujer que alternó en su juventud con líderes del narcotráfico como Miguel Ángel Félix Gallardo e Ismael “El Mayo” Zambada García. Es más, se dijo que era sobrina del primero.

Emma Coronel estaba emparentada con capos de la droga –es sobrina del ya fallecido Ignacio Coronel–. Como Sandra, hija de María Luisa Beltrán Félix y Alfonso Ávila Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, del que fueron líderes destacados Rafael Caro Quintero y Ernesto “Don Neto” Fonseca Carrillo.

Como Emma, Sandra estudió Ciencias de la Comunicación. Esta última, en la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Sandra era tan ostentosa como Emma, sólo que aquélla gustaba de exhibir costosas joyas y Emma es más dada a vestir al último grito de la moda y a protagonizar sesiones en redes sociales para lucir su figura o promover su ropa.

Sandra fue acusada de manejar las finanzas del Cártel de Sinaloa, así como de organizar una operación para traficar toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Claras ligas con el narco.–  Se dijo en su momento que era pieza importante en una organización que incluía a su entonces novio, Juan Diego Espinosa Ramírez.

Este fue un antiguo enlace entre el Cártel de Sinaloa y el cártel del Norte del Valle de Colombia. En 2009 enfrentó cargos de tráfico de cocaína.

Según la misma Sandra Ávila Beltrán, entre 2002 y 2004 le proporcionó dinero a Espinosa para viajes y alojamiento a fin de que evadiera el arresto de las autoridades.

Emma está acusada de participar en una conspiración para importar cocaína, metanfetamina, heroína y mariguana desde México y distribuirlas en Estados Unidos.

Al respecto, se presume, Emma distribuyó un kilo o más de heroína, cinco kilogramos o más de cocaína, mil kilogramos o más de marihuana y 500 gramos o más de metanfetaminas.

Además, de acuerdo con documentos judiciales, se señala a Emma Coronel Aispuro de conspirar para ayudar a que escapara Joaquín Guzmán Loera del penal del Altiplano, ubicado en Almoloya de Juárez, Estado de México, el 11 de julio de 2015.

¿Entregó cuantioso soborno?

Se rumora que habrá un cargo adicional: Haber entregado sobornos por dos millones de dólares a quienes planificaron la fuga de su esposo.

La audiencia de imputación de cargos tuvo lugar hoy en una corte de Washington, DC, este mismo martes 23 de febrero.

Emma fue detenida en el aeropuerto John Foster Dulles, del Estado de Virginia, muy próximo a la ciudad de Washington.

Es más, la terminal está ubicada en un sitio que forma parte de la zona metropolitana de Washington, a sólo 32 km de distancia.

Detalle “muy raro”.–  Por cierto, llama la atención de que sea el FBI (policía federal de EU, dependiente del Departamento de Justicia del Gobierno, equivalente de la Fiscalía en México) y no la DEA la que estará investigando el caso.

Esta particularidad le da un “tono político” al caso, puesto que el FBI podría buscar obtener un informe más pormenorizado de la corrupción en México, y qué mejor que tener a una conocida integrante del Cártel de Sinaloa,

Nadie olvida, ni en México ni en EU, la estrecha relación del Presidente Andrés Manuel López Obrador con la familia de “El Chapo” Guzmán, y concretamente con su madre.

El año pasado, el Gobierno –por conducto del Ejército–  dio marcha atrás al arresto de Ovidio, uno de los hijos de “El Chapo” cuando estaba a punto de ser capturado en un operativo militar.

A Ovidio se le dejó ir y los militares desactivaron el operativo.

Existen fundadas presunciones para pensar que un prominente funcionario del Gobierno mexicano –quizás el mismo López Obrador—ordenó poner fin abruptamente al operativo.

Posteriormente se han dado contactos públicos informales entre la madre de “El Chapo” y López Obrador, quien ha dicho que, por “cuestiones humanitarias”, procura ayudar a la mujer para que se le permita visitar al capo, concentrado en un penal de alta seguridad de EU.

¿Hasta dónde Emma puede ser la clave para que se sepa más de la muy “especial” relación López Obrador-mamá de “El Chapo”?.

Sandra, contra los políticos.– Como Emma, que siempre aseguró dedicarse a actividades lícitas,  Sandra negó en entrevista al ya fallecido periodista Julio Scherer García sus nexos con el narcotráfico, como tampoco la fortuna que se le atribuyó tras su captura.

“El Gobierno me relaciona con los capos, como si fuera uno de ellos. Pero yo los conocí cuando eran personas comunes y corrientes”, explica Sandra en el libro La Reina del Pacífico: es la hora de contar, de Scherer.

A Sandra Ávila, liberada en 2015, se le acusaba en EU de tener vínculos con incautaciones de cocaína en la zona de Chicago.

Tras pasar siete años en prisión, Sandra contó en entrevista para The Guardian todos los pormenores de su vida, y arremetió contra políticos mexicanos, criticó la prohibición de las drogas y celebró su salida de la cárcel.

Sobornos constantes, eso fue lo primero que recordó Sandra. “Lo que más escuché fue sobre un soborno de 100 millones de dólares a un Presidente mexicano”. “Un millón de dólares no es nada. He visto a un (político) mirar dentro de la bolsa para ver si estaba allí. Lo sabía todo”, dijo Sandra en mayo de 2016.

Infancia entre tiroteos.– Sandra recordó que tendría 13 años cuando fue testigo de su primer tiroteo. “La gente caminaba por las calles con pistolas en la cintura, con músicos caminando y tocando detrás de ellos.”

“Al amanecer escuchaba la música, y de pronto los tiroteos; fue cuando mataron a la gente”, recordó.

Sobre sus sueños de ser periodista, Sandra relató que tres años después de haber concluido sus estudios en Comunicación un novio celoso la secuestró. Ahí se terminó ese sueño .

A Emma, por otra parte, le falta el retiro de cargos para emular a Sandra, aunque esta posibilidad, por ahora, se ve muy lejana.

Parecen muy variados y complicados los cargos en su contra para ser exonerada de todos.

Necesarios, “padrinos”.–   Habrá que ver si surgen “padrinos” para que Emma pueda pagar una costosa defensa judicial, y que pueda salir en libertad.

O bien, que proporcione la información que buscan sus captores para que sean retirados los cargos en su contra.

Sólo así podría transformarse de “Reina del Pacífico” en “Reina de Reinas”.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 23 – FEBRERO – 2021 |