Al seguir suspendido el servicio en las seis líneas del Metro, de un total de doce, las de mayor demanda



Ciudad de México vivía este lunes 11 de enero una jornada caótica al seguir sin funcionar las seis principales líneas del Metro que utiliza la mayoría de los seis millones de usuarios diarios de ese servicio de transporte.

El domingo 10 de enero, día inhábil y por tanto de una muy baja demanda, se observó un adelanto de los trastornos que ocurrirían el lunes. al triplicarse los tiempos de traslado respecto a los horarios en que cubría el Metro los trayectos.

Para reemplazar a los atestados vagones del Metro durante las 19 horas de funcionamiento en días hábiles, las autoridades capitalinas apelaron a una obsoleta flotilla de cientos de autobuses que desde un principio se antojaban insuficientes.

Aunque este amanecer del lunes se cumplieron 48 horas del incendio que destruyó buena parte del sistema eléctrico que mueve al Metro, el Gobierno de Ciudad de México confirmó que al menos dos días más seguirá suspendido el servicio.

Primero se tratará de rehabilitar las líneas Cuatro, Cinco y Seis (de moderada demanda) en un lapso de al menos dos días, y luego, en una labor que puede llevar varios meses, se haría lo mismo en las líneas Uno, Dos y Tres, las de mayor demanda.

Hasta la tarde de este lunes se espera conocer el diagnóstico de los daños ocurridos en el siniestro sabatino, consistentes, sobre todo, en el estallido de un número no determinado de transformadores eléctricos que han quedado inservibles.

Como estos transformadores requieren de aspectos específicos que deben reunir –como voltaje y mínimos y máximos de corriente eléctrica—  no son fáciles de construir con rapidez pasada determinada cantidad.

Más bien, son fabricados sobre pedido y sometidos a pruebas previas a su instalación.

El plan de las autoridades capitalinas es que, con la ayuda de la Comisión Federal de Electricidad y trabajadores del Metro, se restablezca el servicio en dos etapas.

La primera, que se espera dure al menos 48 horas, serviría para restablecer la electricidad en tres líneas de demanda moderada: La de Martín Carrera a Santa Anita (Línea Cuatro), la de Politécnico a Pantitlán (Línea 5) y la de  El Rosario a Martín Carrera (Línea 6).

La segunda, sin fecha probable de conclusión –puede durar tres meses o más, según varios cálculos–, abarcaría las líneas Uno (Observatorio a Pantitlán), Dos (Tasqueña a Cuatro Caminos)  y Tres (Indios Verdes a Universidad).

Tan sólo la Línea Tres transporta diariamente a cerca de dos millones de usuarios, la Uno a millón 500 mil y la Dos a millón 200 mil.

El costo de un viaje en Metro es de 5 pesos (25 centavos de dólar). También se puede adquirir una tarjeta recargable por diez pesos y utilizarla según los viajes que se vayan realizando. Los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 60 años no pagan.

La mayor preocupación de las autoridades es que ocurran disturbios como riñas entre pasajeros, desesperados por conseguir transporte, sobre todo en horas pico (las de entrada y salida del trabajo).

Asimismo, se espera discrepancias entre pasajeros preocupados por cubrir la sana distancia y los que a toda costa, inclusive sin cubrebocas, quieran viajar en unidades ya repletas.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias de Noticias)

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX |  11 – ENERO – 2021 |