Las interrupciones, inclusive en Cancún, Playa del Carmen, Chetumal y el resto de la Península yucateca. Caso parecido hace más de un siglo



En México, hay tanta confusión en círculos del Gobierno que a este no le cuadran ni el número de entidades federativas ni el de usuarios afectados por la falta de electricidad, que entra este miércoles en su tercer día consecutivo, en parte de seis entidades del Norte que dependen del gas estadounidense, cuyo suministro sigue suspendido,

De esas seis entidades, se dijo que los apagones “forzados” para que la electricidad llegue a quienes la perdieron desde el lunes, en medio de temperaturas de hasta 14 gados bajo cero en Chihuahua y Coahuila y de 10-11 bajo cero en Nuevo León y Tamaulipas, así como en Zacatecas y Durango, se provocarían en otros doce Estados.

Sin embargo, esta información del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) fue reemplazada por otra que elevó a 23 el número de entidades que han cedido o tendrán que ceder parte de su cuota de consumo de luz para compensar la escasez del fluido en las jurisdicciones norteñas ya citadas.

Así, lejanos puntos a la zona del problema, como el polo turístico de Cancún y el resto de la Península de Yucatán, han tenido que “colaborar a fuerza” para ayudar a cientos de miles de usuarios que están sin electricidad desde la mañana del lunes pasado, cuando Estados Unidos “cerró la llave” del gas que exportaba a México para hacer frente a una onda polar sin precedente que está causando problemas similares, sobre todo en Texas.

Cartón tomado de Twitter


Sabedores de la enorme impopularidad que puede acarrear este imprevisto “apagón”, las autoridades mexicanas lanzan al viento cifras millonarias de afectados sin hacer la diferencia de qué son “clientes”, qué “usuarios” o qué “poseedores de cuentas“ con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Para tener una idea del número de afectados, HECHO DIGITAL manejará el concepto “usuario” para referirse al titular de una cuenta con la CFE de la cual dependen, en el servicio domiciliario, un promedio de cuatro personas.

Así, cuando se hable de usuario, habrá que multiplicar por cinco para tener una idea del número de afectados

Al principio, cuando se hablaba de la suspensión parcial del servicio –Cenace los definió como apagones “aleatorios” de una duración aproximada de 30 minutos, entre las cinco de la tarde y las 11 de la noche–, los doce Estados afectados serían Jalisco, Aguascalientes, Colima, Estado de México, Michoacán, Nayarit, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas.

Entonces se hablaba de 4.8 millones de usuarios afectados –un total de 24 millones de personas al multiplicar por cinco–, pero al agregar 11 Estados más, para un total de 23, la cifra pasó a 5.9 millones, o sea, cerca de 30 millones.

Esta cantidad parece reducida si se toma en cuenta que somos 123.5 millones de habitantes repartidos en 32 entidades federativas.

Por otra parte, la información oficial se esfuerza en “dorar” la píldora, pues se niega que “haya apagones masivos” y se prefiere llamarlos “interrupciones programadas”.

Asimismo, muy poco se ha hablado de las muertes atribuidas a la onda fría, Según escuetas informaciones, se habla de siete decesos en Nuevo León y Coahuila, y es probable que se trate de una cifra preliminar.

Cartón tomado de Twitter, de la autoría de MAGÚ, cuyos trabajos publica el periódico “La Jornada” de Ciudad de México”


Asunto politizado.–  En esta “vorágine” de cifras, la CFE explicó que actualmente hay un millón 62 mil clientes que siguen sin energía eléctrica, lo que afecta a 430 mil 100 usuarios en Chihuahua, 49 mil 500 en Coahuila, 431 mil 800 en Nuevo León y 150 mil 800 en Tamaulipas.

Como es lógico suponer, el asunto se ha politizado. pues estamos a menos de cuatro meses de las elecciones legislativas del 6 de junio.

Así, el candidato de Movimiento Ciudadano a Gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, se preguntó “¿cuántos apagones más se necesitan para que renuncie Bartlett?”.

A través de su cuenta de Twitter, García señaló que “a Bartlett ya se le hizo costumbre que se le caiga el sistema en la CFE todos los días”.

“En el peor momento lucen su ineptitud”, señaló el político, quien expresó indignación porque el apagón haya ocurrido cuando se registran en Nuevo León temperaturas bajo cero

Evasión de responsabilidades.–  Por otra parte, Luis Miguel González, director del diario capitalino “El Economista”, comentó que mientras en Estados Unidos se preguntan qué pasó con la inusitada tormenta invernal y qué deben corregir, “acá  vivimos el cuarto apagón del sexenio y estamos en el “sano” proceso de evadir responsabilidades.

“El Presidente –añade González– piensa que el apagón viene como anillo al dedo para defender su propuesta de reforma al sector eléctrico y para reforzar su forma de entender la soberanía energética”.

Asimismo, continúa, Andrés Manuel López Obrador “pone en acción uno de sus talentos de comunicador y apuesta a que su carisma lleve la discusión a un lugar donde no se cuestione el papel en estos hechos de la CFE, el CNCE y la Secretaría de Energía.

 “Las pérdidas económicas se calculan en miles de millones de dólares y poco a poco sabremos la magnitud del daño en vidas humanas”, observa González en el artículo “El cuarto apagón: La 4T y reforma eléctrica”.

Preguntas por responder.–  Asimismo, considera “importante tener respuestas a algunas preguntas, como las siguientes:

♦ ¿Cómo se preparó la CFE para esta eventualidad?

♦ ¿Cuándo recibió la información detallada de parte del Servicio Meteorológico Nacional?

♦ ¿En qué momento se puso manos a la obra el Centro Nacional de Control de la Energía?

♦ ¿Cómo ejerció la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, los superpoderes que ha obtenido con la subordinación de los órganos reguladores del sector energético?

Cartón tomado de Twitter, de la autoría de GARCIMONERO, cuyos trabajos publica el periódico “El Financiero” de Ciudad de México”


González concluye así su artículo:

“Tener claro lo que pasó el fin de semana pasado es muy importante. También serviría mucho entender lo que está haciendo la CFE desde que la crisis estalló. De cualquier modo, no podemos perder de vista que el Presidente tiene razón al invitarnos a poner este episodio en el contexto de una discusión más amplia: ¿Qué tipo de sector energético necesitamos?”

Viejo suceso muy parecido.–   Al respecto, el columnista del diario capitalino “El Universal” Héctor de Mauleón revivió una imaginativa información del periódico El Imparcial, ya desaparecido, publicada en el año 1909, o sea, hace 112 años.

“México sin electricidad sería un infierno de desesperación”, se leía en el periódico El Imparcial el 24 de mayo de 1909, nos recuerda ahora De Mauleon.

La capital del país –menciona– se hallaba en una seria crisis. Cuatro días atrás había ocurrido un accidente en la presa de Necaxa, que surtía de energía a la mayor parte de la ciudad. Ese accidente fue definido por las autoridades porfirianas como “imprevisto, inesperado, fortuito”.

La vida en la metrópoli se paralizó –nos dice De Mauleón en el artículo “México en tinieblas–. Las fábricas y algunos periódicos, “por carecer de fuerza motriz”, suspendieron sus labores; cuatro mil obreros dejaron de trabajar —y, por tanto, de cobrar— y numerosos tranvías de la ruta Juárez-Loreto, así como de La Viga, Guerrero y San Rafael, quedaron varados en las calles.

“El apagón duró varios días –recuerda De Mauleón–. Sin hallar solución al problema, las autoridades recomendaban reducir el consumo de electricidad, sobre todo entre las 7 y las 10 de la noche, hora en que todos los focos de casas, oficinas y comercios se hallaban encendidos”.

Cartón tomado de Twitter, de la autoría de PACASSO, cuyos trabajos publica el periódico “Reforma” de Ciudad de México”


Conclusión lapidaria.– Como se ve, agregaría HECHO DIGITAL, estamos viviendo ahora la repetición de momentos que ya llevan más de un siglo.

Y como conclusión lapidaria diríamos, ¿y qué hemos hecho desde entonces para evitar el retorno a un “México sin tinieblas”.

Esa es una buena pregunta cuya repuesta está reservada a esa clase política que una y otr vez, de csara a las elcccione, jura y perjura que está hecha para servir al pueblo.

Mientras tanto, como un aparente paliativo, al “ocurrente Señor de Palacio Nacional” se le ocurrió una puntada: Llegar a un acuerdo con el sector privado para llevar la telefonía móvil a las comunidades más apartadas del país.

Sólo que es una telefonía que, sin electricidad, no sirve de nada.


♦ Ilustración de portada, con cartones tomados de Twitter, de la autoría de KEMCHS Y ALARCÓN, cuyos trabajos publican los periódicos “El Universal” y “El Heraldo”, de Ciudad de México, respectivamente


Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 17 – FEBRERO – 2021|