El club mexicano de la Universidad Autónoma de Nuevo León se le indigestó a la escuadra alemana, con todo y su suérioridad, y estuvo a nada de forzar la definición de la Copa del Mundial de Clubes en Qatar, de no haber sido por la polémica anotación de Benjamin Pavard en un rebote



Con un gol convalidado por el VAR y anotado por Benjamin Pavard, Bayern Munich venció 1 a 0 a Tigres en Qatar y se consagró campeón del Mundial de Clubes.

El tanto se dio a los 13 del segundo tiempo, cuando Lewandowski le ganó en lo alto a Nahuel Guzmán, y del rebote de esa jugada el francés la empujó al arco vacío. A instancias de su asistente, el árbitro uruguayo Esteban Ostojich cobró posición adelantada del polaco (parecía tener el brazo en offside). Sin embargo, el VAR le marcó como válida la jugada, ante la sorpresa de todos. Luego, la tecnología demostró que el talón de un defensor de Tigres lo habilitaba.