La contracción económica esperada para mayo y junio no tiene antecedente, y tal vez sólo sea comparable con la ocurrida en 1932: El país, sin motor interno

POR MACARIO SCHETTINO

Ayer revisamos diversos indicadores que pueden darnos una idea de lo que está ocurriendo con la economía mexicana. Por un lado, el empleo caía en los primeros días de abril a una tasa anualizada de -35 por ciento. Por otro, el consumo de energía eléctrica lo hacía al -16 por ciento, también anual. El consumo de gasolina está 77 %  por debajo de abril del año pasado, mientras que el uso de autopistas de cobro ha caído 86 por ciento. El consumo, medido por las transacciones financieras, cae -25 por ciento, y el turismo -85 por ciento. Según entiendo, las operaciones aéreas se han reducido en -91 por ciento.

Esos datos corresponden a los primeros días de abril. El empleo, por ejemplo, es hasta el día 6, mientras que el consumo eléctrico al 11, el de gasolina y los datos financieros corresponden a las primeras tres semanas.

También le decía ayer que la caída inicia en la segunda mitad de marzo, pero con cierta suavidad. Aún así, la contracción de la economía en ese mes, según lo que conocemos, puede estimarse en -3.5 por ciento, en datos anuales. Ya es un golpe importante, pero nada extraño.

De enero de 1994 a la fecha, hemos tenido 21 meses con un peor comportamiento de la economía. Casi todos ellos en las dos grandes crisis recientes: la de 1995 y la de 2009. El único caso adicional es marzo de 2002, en la recesión dot com.

Con esto, el PIB durante el primer trimestre habrá caído cerca de 1.6 por ciento. El indicador oportuno se publica este jueves, de forma que el viernes podemos ir afinando la estimación. También Estados Unidos publica su indicador adelantado, un día antes que nosotros, y será muy relevante analizarlo junto con la balanza comercial de marzo, que conoceremos hoy. Puesto que no parece que vayamos a tener un motor interno por un buen rato, el externo hay que cuidarlo.

Ahora bien, los datos de abril apuntan a algo mucho más grave. Mi estimación es que la contracción será de entre -16 y -18 por ciento durante este mes, en mayo superará -19 por ciento, y en junio mejorará ligeramente, para llegar a -17 o -18 por ciento. Estos datos sí son extraordinarios. Nunca los hemos visto. Según los datos históricos, la caída de la economía en 1932 es comparable, pero la verdad es que entonces se medía algo diferente (no había aún el PIB, propiamente hablando) y con una periodicidad anual. No tenemos datos mensuales con caídas como las que parece que tendremos ahora.

Si cualquier estimación está sujeta a error, en esta ocasión es peor, precisamente porque vivimos un fenómeno extraordinario, desconocido. Pero si considera usted que el turismo está prácticamente borrado, y representa casi 10 por ciento del PIB, y le suma la muy importante caída en manufacturas, con efecto sobre transporte, y la de la construcción y servicios asociados, ya no suena tan extraño que el segundo trimestre de 2020 la economía mexicana se contraiga de esa manera.

Para poder estimar el resto del año, necesitamos saber si habrá o no recuperación, y cómo puede ser ésta. Si bien en abril muchas empresas pueden haber mantenido su personal, aun sin ventas, mayo será mucho más difícil, y en junio no habrá un regreso inmediato al trabajo, ni será para todos, ni al nivel previo a la crisis. Precisamente por eso los gobiernos de prácticamente todos los países decidieron apoyar a sus empresas a aguantar tres meses, y creo que casi todos los que nos dedicamos a estos temas propusimos medidas similares, incluyendo ideas para condiciones específicas de México, como la gran informalidad.

Nada de eso fue escuchado por el Gobierno, al menos durante abril. Parece que el Presidente cree que las medidas que impulsó en 2019 son más que suficientes. En ese año, sus ideas provocaron que perdiéramos 4 puntos de crecimiento. Ahora, son criminales.— (Tema de la columna “Fuera de la Caja” publicado en el portal del diario “El Financiero”, de Ciudad de México, con el encabezado “Documentando la caída II” – 28/IV/2020)