Supuesto pacto, según la DEA, que permitió liberación de Cienfuegos: En la mira, “El Mayo” y/o “El Mencho”



¿Cuál de los capos mexicanos de las drogas será el “elegido” para ser detenido en México y extraditado a Estados Unidos. y así satisfacer la “sed de revancha” de una DEA con el prestigio maltrecho al no poder llevar a los tribunales al General Salvador Cienfuegos Zepeda?

¿Acaso será el capo de capos Ismael “El Mayo” Zambada García?

¿O será Rafael Caro Quintero, con cuentas pendientes en EU desde la muerte del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar hace más de tres décadas?

¿O será el “capo de moda” de unos años para acá, Nemesio “El Mencho” Oceguera Cervantes, la cabeza del termible Cártel Jalisco Nueva Generación?

Uno de los hijos de “El Chapo”: Jesús Alfredo Guzmán Salazar. La DEA tiene la mira puesta también en él

¿O bien estaremos hablando de narcos “emergentes”, la nueva generación de cabecillas como Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo del tristemente célebre Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera?

Estos eran los nombres que se manejaban en medios políticos este sábado 21 de noviembre, luego de conocerse una información extraoficial de que EU aceptó retirar las acusaciones contra el General Cienfuegos con la promesa del Gobierno mexicano de que pronto entregará a uno o varios de los capos mexicanos involucrados en el tráfico de drogas.

Los términos de este supuesto pacto fueron revelados por la prestigiada agencia de noticias británica Reuters con base en una información extraoficial obtenida en “fuentes de la DEA” (la dependencia del Gobierno de EU encargada del combate a las drogas).

Esta “primicia” hay que verla con las reservas del caso, máxime que la ética con la cual debía de conducirse la DEA está en tela de duda, al presentar elementos de prueba “muy frágiles”, poco creíbles, contra el General Cienfuegos.

En esta imagen de archivo, el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. A cambio del retiro de cargos y liberación del General Salvador Cienfuegos Zepeda en el vecino país del Norte, a qué capo azteca ofreció entregar el gobierno mexicano a la justicia estadounidense: ¿A “El Mencho”, a “Caro Quintero”, a “El Mayo” Zambada, a “El Chapito” Jesús Alfredo Guzmán Salazar?.. ¿A cuál?

Según reveló la agencia Reuters, México prometió al fiscal William P. Barr (jefe del Departamento de Justicia) que trabajaría con EU para detener al líder de alto nivel involucrado en el tráfico de grandes cantidades del opioide sintético llamado fentanilo(1).

A cambio, serían desestimados los cargos que pesaban contra quien fuera titular de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Reuters señala que la fuente consultada se mantuvo en el anonimato por no estar autorizada a hablar del tema y tampoco quiso proporcionar nombres para identificar al capo que se buscaba capturar.

De esto último no hay que darle muchas vueltas. Basta revisar informaciones previas para saber que los ya mencionados son los peces gordos que más gustaría a la DEA que estuvieran tras las rejas.

Y de los cuatro citados, se sabe que la DEA tiene “predilección” por tres: Caro Quintero, “El Mencho” y “El Mayo”.

Por cierto, prevalecen muchas dudas sobre por qué “dejaron ir” a Cienfuegos, y predominan las hipótesis de que el Departamento de Justicia de EU prefirió esa salida al no tener posibilidades de ganar en el juicio contra el General por las “frágiles pruebas”-

En este contexto, hay que analizar cuidadosamente la información surgida “en fuentes de la DEA” y difundida por la agencia Reuters.

Decir que el precio de regresar sin cargos de narcotráfico al general Cienfuegos haya sido (por parte del Gobierno de México) arrestar a un capo de primer nivel que sería responsable del envío de fentanilo a EU, equivaldría injustamente a seguir considerando al General como presunto culpable de narcotráfico y lavado de dinero

Igualmente, un compromiso de tal magnitud del Gobierno de México, dejaría a este bajo sospecha de saber dónde se encuentran los capos de la droga, y en qué momento capturarlos

La DEA, que sabe tanto o más que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador sobre el narcotráfico en México, ha informado que tanto el Cártel de Sinaloa, con mayor dominio en Estados Unidos, como el Cártel Jalisco Nueva Generación, son los principales responsables de enviar fentanilo a EU

Bastan estos elementos para deducir que los capos tras los cuales quisiera ir Estados Unidos son los ya mencionados

Al anunciarse el regreso a México del General, la Secretaría de Relaciones Exteriores informó, por medio del portavoz Daniel Millán lo siguiente:

“Lo que acordamos (los Gobiernos de México y EU) fue mantener un frente unido contra el crimen y la cooperación que respete la soberanía de cada país”.

Asimismo, con el Presidente López Obrador a la cabeza, el Gobierno mexicano ha negado una y otra vez versiones de prensa en el sentido de que funcionarios de México –molestos por el arresto de Cienfuegos de manera unilateral– habrían amenazado con expulsar a agentes de la DEA y romper con acuerdos de cooperación en materia de seguridad bilateral, en particular, los relacionados con el combate al narcotráfico.

La versión oficial del caso refiere que Estados Unidos aceptó un acuerdo para que Cienfuegos fuera procesado en México, pues en este país cometió los presuntos ilícitos.

Así, con el retiro de acusaciones contra Cienfuegos, por parte de EU, se repara la violación de confianza alegada por México, pues las autoridades estadounidenses no compartieron información sobre las indagatorias contra un personaje de primer nivel en las Fuerzas Armadas.

“Lo que hicimos, lo que nos ordenó el señor Presidente: pónganlo muy simple, esto, hay dos caminos, o se repara esa violación al acuerdo que existe entre ambos o entonces nosotros pondremos sobre la mesa revisar toda la cooperación, porque ¿quién lo puso en duda?, ¿nosotros? No”, respondió Ebrard en la mañanera del jueves 19 de noviembre, teniendo a sus espaldas a López Obrador.

Daniel Millán confirmó que México solicitó que fueran retirados los cargos contra Cienfuegos, pero no supo en qué momento.-  (Análisis de HECHO DIGITAL)



(1) En América del Norte, sobre todo Estados Unidos, el fentanilo es usado para adulterar la heroína y otras drogas (como la cocaína y la metanfetamina) o bien para falsificar fármacos opioides.

El fentanilo es la droga que ha puesto en jaque a Estados Unidos

En 2018, el fentanilo fue responsable de dos terceras partes de las 67 mil 367 muertes por sobredosis en EU, reportó un informe de la ONU. De acuerdo con el reporte anual de la DEA publicado a inicios del 2020, el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación son los principales responsables de enviar este narcótico a EU.

Usado en Medicina como un calmante más efectivo que opioides tradicionales como la morfina, los adictos comprobaron su efecto poderoso para drogarse y los narcos lo añadieron al catálogo de su lucrativa actividad.

Se considera que el fentanilo es 50 o 100 veces más potente que la morfina en su efecto para combatir el dolor.

Cuando se produce una sobredosis de fentanilo, la respiración se puede hacer muy lenta o detenerse por completo. Esto puede reducir la cantidad de oxígeno que llega al cerebro, lo que se conoce como hipoxia.

La hipoxia puede llevar a un estado de coma y causar daños permanentes en el cerebro; también puede causar la muerte.



Imagen de portada: Los tres narcos mexicanos más buscados por la DEA. De izquierda a derecha, Ismael ‘El Mayo’ Zambada, Rafael Caro Quintero y Nemesio ‘El Mencho’ Oseguera Cervantes



 | HECHO DIGITAL | CDMX | 22 – XI – 2020 |