Sorprende la cátedra presidencial sobre la actividad informativa y que haya presentado una breve lista de columnistas buenos

POR CARLOS LORET DE MOLA

No es novedad que al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador le irritan la crítica y la información que exhibe la falsedad de sus recurrentes “otros datos”. Lo he dicho muchas veces: El Presidente de México es una amenaza a la libertad de expresión. Está en su ADN esperar aplausos y lisonjas de los periodistas. La emergencia sanitaria vigente ha profundizado esa tendencia y lo más grave es que la está acercando a los terrenos del totalitarismo.

El viejo argumento de los regímenes priistas de que en tiempos difíciles se impone la “unidad” es llevada al extremo por el presidente AMLO y su aparato de comunicación gubernamental. Esbozan el esquema ampliamente conocido de gobiernos dictatoriales: Cualquier crítica al líder, a su gobierno y a su actuación significa un atentado contra la nación, perseguible y punible.

López Obrador ha expresado con toda claridad, varias veces, su concepto del papel del periodismo. Ayer lo volvió a hacer: En medio de la peor crisis sanitaria y económica de la historia, dedicó más de una hora de su conferencia mañanera a una suerte de cátedra acerca de la bondad o maldad de los periodistas. Incluso dio una breve lista de columnistas buenos. ¿Su mérito? Que lo defienden a él.

La pobreza de su idea sobre el periodismo “bueno” puede resultar hasta chusca. Pero su clasificación de los periodistas “malos” es inquietante en una democracia: En Palacio Nacional, la crítica es entendida como ataque, la investigación periodística que revela lo que el gobierno quisiera mantener oculto (quizá el papel fundamental del periodismo) es vista como conspiración golpista, la exigencia de transparencia es considerada una provocación política y la documentación pública de cualquier violación a la ley por parte de la administración pública es razón para propiciar desde el poder el linchamiento digital.

Hay quien quiere minimizar el asunto al decir que “así es el Presidente”, como si fuera un gesto travieso de su personalidad. No es para trivializarse. Es exactamente la visión que los regímenes totalitarios tienen de la prensa. Es la vieja concepción sobre la libertad de prensa que ha prevalecido desde el poder en regímenes autoritarios de izquierda y de derecha en todo el mundo.

La pandemia de Covid-19, como cualquier emergencia, exige responsabilidad de todos. El Gobierno de López Obrador quiere unanimidad de la prensa en aplaudirle, halagarlo y elogiarlo (basta ver a los personajes que cada mañana animan su conferencia para entender lo que le gusta). Y cada día se dedica a descalificar, estigmatizar, señalar a quienes ejercen el derecho y la obligación a la crítica, la investigación, la publicación de datos y hechos.

Cartel empleado por simpatizantes y fanáticos del presidente López Obrador, en su mayoría camuflajeados como “bots” en redes sociales, en la guerra sucia contra periodistas que disienten en la concepción de gobernar del político tabasqueño

El Gobierno de México con sus propagandistas oficiales y oficiosos quiere suprimir el derecho de todos a saber lo que hace la administración, lo que decide, lo que gasta, lo que omite, lo que ignora, lo que desdeña, lo que descuida en su obligación de proteger a los mexicanos de una pandemia que azota al mundo entero y la resultante crisis económica que ya genera a su paso.

No es un crimen cuestionar las cifras ni la metodología. No es un delito señalar la negligencia del gobierno que no actuó a tiempo para conseguir insumos suficientes para la protección elemental del personal médico y los pacientes. No es conspiración documentar que están ocurriendo brotes de Covid en los hospitales del IMSS. No es golpismo alertar por la insuficiencia de la respuesta oficial para enfrentar la crisis económica que ya llegó.

Al Presidente y los suyos, la crisis sanitaria y económica les ha caído como anillo al dedo… para impulsar su pretensión de ir arrinconando la libertad de expresión.— (Tema de la columna “Historias de reportero”, publicada en el portal del diario “El Universal”, de Ciudad de México, con el encabezado “La pandemia y la libertad de expresión” – 23/IV/2020)