La usaría para desempolvar su viejo expediente del fraude electoral: Se trata de otra cortina de humo

POR JAIME BARRERA

Andrés Manuel López Obrador la volvió a hacer. El Presidente salió ayer (martes 9 de junio) a su púlpito presidencial para marcar agenda, ahora con la difusión de un documento anónimo.

Del “me canso ganso” que fue uno de sus lemas de campaña y que también ha invocado en sus mañaneras, AMLO se sacó de su chistera comunicacional, como si fuera mago, una BOA.

Decidió usar su potente tribuna cotidiana para difundir un documento que bien pudiera ser apócrifo para denunciar algo que si en todo caso fuera verídico no tendría nada de anormal en un sistema democrático por el que siempre luchó el tabasqueño en su narrativa política.

Cartón tomado de Twitter

El escrito sería de un Bloque Opositor Amplio (BOA, por sus siglas) conformado por empresarios, líderes de opinión, medios escritos, Gobernadores (el de Jalisco incluido) y presidentes de partidos políticos, entre otros, que estarían conspirando en contra del gobierno de la autollamada cuarta transformación.

Como era de esperarse, ayer mismo casi la totalidad de los mencionados como integrantes de este movimiento salió a deslindarse y a negar que fueran parte de este grupo opositor que, insisto, nada de ilegal tendría en su conformación para mostrar sus desacuerdos con el gobierno morenista.

Resulta altamente cuestionable el hecho de que el Presidente haga válido un documento que le llegó por debajo de la puerta a su hogar, el Palacio Nacional, y que sin investigación alguna de por medio para verificar su autenticidad, lo difunda y aproveche para atacar nuevamente a sus detractores.

Cartón tomado de Twitter

Una primera lectura sería que nuevamente echa mano de su notable capacidad de comunicar para activar otra cortina de humo y meter este tema a la conversación nacional, como un distractor en medio de graves problemas por los que atraviesa el país por la pandemia del coronavirus que está en su fase más alta de contagio y afectando aún más una economía que estaba lejos de crecer a los ritmos que prometió como candidato presidencial.

Pero lo más grave es que incluya dentro de los promotores y actores de ese hipotético movimiento “por el rescate de México” a los consejeros del Instituto Nacional Electoral, y a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Al igual que lo ha hecho con otros organismos constitucionales autónomos que fungen como contrapeso al Poder Ejecutivo, esta maniobra buscaría golpear de nueva cuenta la credibilidad del árbitro electoral, de cara a las elecciones del 2021. Si no le va bien a Morena, el partido del Presidente, en la próxima contienda, o en el proceso de revocación de mandato, el BOA bien pudiera ser una coartada para desempolvar su viejo expediente del fraude electoral.

Además de que este nuevo episodio sigue abonando para la polarización del país, López Obrador pone en grave riesgo su discurso y máxima de no mentir ahora que cambió la boa por el ganso.- (Tema de la columna “Ideas”, publicada en el portal del diario “El Informador”, de Guadalajara, con el encabezado “Del ganso a la BOA” / 10-VI-2020)

==========================================================================

(*) Cartón de portada, tomado de Twitter