El Salvador recibió la mañana de este sábado (3 de abril de 2021) los restos de Victoria Esperanza Salazar Arraiza, que hace exactamente una semana muriera a manos de policías del estado mexicano de Quintana Roo, tras ser sometida en arresto con fuerza brutal.

La llegada del cuerpo de la infortunada mujer que contaba con 36 años de edad y dejó en la orfandad a un par de hijas, ambas menores de edad, acaparó la atención de los salvadoreños y medios de comunicación del país centroamericano. Por ejemplo, el periódico “El Salvador” publica como noticia principal de su edición sabatina el arribo de los restos de Victoria Esperanza, con el encabezado: “Llegan a El Salvador los restos de Victoria Salazar, compatriota asesinada por policías en México”. Y el siguiente sumario: “Salazar fue asesinada por policías mexicanos el pasado 27 de marzo en la ciudad de Tulum, en el estado de Quintana Roo”

El cuerpo de Victoria Esperanza llegó a la nación que la vio nacer en una aeronave de Magnicharters, con matrícula XA-VCN, procedente del aeropuerto internacional de Cancún. En el vuelo arribaron también la madre de la hoy occisa, Rosibel Arraiza, las hijas menores de edad de la hoy desaparecida, de 16 y 15 años de edad, respectivamente, y un hermano, de nombre René.

Previamente, en México, alrededor de las cinco de la mañana inició el traslado del féretro desde una modesta funeraria en Tulum –a unos 130 kilómetros de Cancún–, hasta el aeropuerto internacional del balneario mexicano. Tras dos horas de trayecto, la carroza ingresó a la zona de aduanas de la terminal aérea para realizar los tramites de rigor.

Luego, la Secretaría de Gobernación tuiteó que“la coordinación de diferentes dependencias del Gobierno de México encabezadas por la Secretaría de Gobernación ha logrado que los restos de Victoria Salazar sean trasladados por su familia a El Salvador”.

Rosibel y su hijo René hicieron el viaje a México para gestionar la entrega de los restos de Victoria Esperanza.

El caso de Victoria Esperanza mereció el seguimiento personal del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, cuya Secretaría detalló en su cuenta oficial de Twitter el momento en que fue recibido el cuerpo de su compatriota en la terminal aérea San Óscar Arnulfo Romero. “El personal de CEPA sigue un estricto protocolo para el debido resguardo y traslado de los restos mortales de Victoria Salazar…”

Tras las gestiones entre los gobiernos de ambos países, las autoridades mexicanas realizaron la respectiva repatriación del cadáver hacia la nación de origen.

En el lugar no hubo acceso a la prensa. El cuerpo de Victoria fue retirado de la zona de carga, portón 4, luego de que diferentes medios de comunicación se hicieran presentes al sitio, relata en su edición electrónica de hoy el diario “El Salvador”.

ANTECEDENTES 

Victoria Esperanza, una migrante salvadoreña de 36 años y residente en México con una visa humanitaria desde 2018, fue sometida con brutalidad el pasado 27 de marzo por cuatro policías, tras una supuesta alteración del orden público. Los agentes la mataron durante el procedimiento por la ruptura de dos vértebras, determinaron las autoridades.

La familia de la compatriota exige justicia en el caso, que ha recibido la condena internacional y ha sido comparado con el asesinato de George Floyd en Estados Unidos cometida el año pasado.

Salazar tenía dos hijas menores de edad. El gobierno salvadoreño aseguró en Twitter que “a través de la representación diplomática en México ha acompañado y ha apoyado” tras el hecho de violencia. También indicó que ha respaldado “permanente a los familiares… Cancillería apoyó para agilizar el proceso de repatriación”.

Similar postura refirieron las autoridades mexicanas, al manifestar que mediante las entidades de gobierno han “brindaron apoyo integral a la familia de Victoria”.

La madre, hijas menores de edad y un hermano de Victoria Esperanza se llevaron el cadáver de ésta a su país, El Salvador, en esta aeronave de Magnicharters


De las dos hijas de Victoria Esperanza, la mayor estuvo desaparecida durante unas horas entre este martes y miércoles, hasta que se apersonó por su propio pie a la oficina de la Fiscalía quintanarroense, en Tulum.

La hija pequeña, en tanto, estuvo aparentemente resguardada en un albergue público, tras haber sufrido abusos de la pareja sentimental de su madre, identificado como “Héctor”, el cual fue arrestado el martes y ayer viernes fue vinculado a proceso.

El Instituto Nacional de Migración (INM) de México informó el jueves que otorgó visas temporales por razones humanitarias a las hijas de Victoria.

“Los documentos expedidos por esta autoridad migratoria permitirán a las menores de edad seguir el proceso de resolución de su solicitud de refugio”, indicó el INM en un comunicado.

La entrega de las visas ocurrió horas después de que la madre y el hermano de la salvadoreña se reunieran el jueves con autoridades mexicanas en Tulum, en una conversación que incluyó de manera telefónica a la secretaria mexicana de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

El deceso de Salazar, grabado en video, ha causado indignación en ambos países y motivado protestas de organismos internacionales y grupos que acusan a las fuerzas de seguridad mexicanas de racismo y misoginia, además de reclamos de El Salvador.

Varias agencias de la ONU, como la OIM, Acnur y la ONU-DH, condenaron en estos días el asesinato de la mujer y pidieron a las autoridades una investigación “pronta e imparcial”.

El viernes, Colectivas feministas marcharon en Ciudad de México para protestar por una serie de feminicidios ocurridos recientemente en el estado de Quintana Roo y en especial para exigir justicia en el caso de Victoria Salazar.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias y el diario “El Salvador”, de este país centroamericano)

Días antes, en Tulum también se manifestaron mujeres quintanarroenses.