Como el tramposo organizador de juegos de azar, como los de “dónde quedó la bolita” o el “tin-marín-de-do-pingüé”, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reculó con la engañosa promesa de que siempre sí se vacunaría, pero “dentro de 15 o 20 días”.

A quienes ya conocen cómo se las gasta el líder tabasqueño, no les queda ni la menor duda que su nueva promesa es tan sólo una finta para evitar que se le vea como un medroso, un cobarde que tiene temor de las eventuales consecuencias del inmunizante,

Entonces, en vez de pagar el precio de ser líder y dar el ejemplo, opta por el engaño de hacer creer que sí se aplicará el antídoto al Covid-19.

Consciente de la pésima impresión que causó al decir que no tenía planes inmediatos para vacunarse, ahora dice que sí lo hará para “dar el ejemplo a quienes enfermaron de que se protejan”.

“Hasta en un periódico de España que no nos quiere, El País, sacaron –porque dije que no me iba a vacunar por lo pronto, porque tengo anticuerpos–, pues ya de que me estoy negando a vacunarme”, dijo el mandatario.

En el salón Tesorería de Palacio Nacional –sede de las mañaneras–, López Obrador indicó que se inmunizará dentro de “15 y 20 días, lo que va a coincidir cuando se termine de vacunar a todos los adultos, “entonces voy yo”.

Entonces, se preguntan los entendidos, ¿qué ejemplo quiere dar?

Así, en menos de una semana, el mandatario ha tomado a broma su decisión sobre si se vacunará.

Ahora sólo falta que mañana salga a decir que “siempre no”.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos


Ilustración de portada, cartón tomado de Twitter, de Ila autoría del MONERO RICTUS, cuyos trabajos publica el periódico “El Financiero” (de Ciudad de México)



| HECHO DIGITAL | CDMX | 7 – ABRIL – 2021 |