POR CORREDOR BURSÁTIL

No todo es culpa del Covid-19

Como siempre, en la política es muy común buscar excusas para justificar errores, buscar culpables para los infortunios.

Y como la maquinaria política de la “cuatro te” no ha tenido la oportunidad de acaparar éxitos en lo económico, una vez más vemos a su capitán achacando la crisis económica a la pandemia.

Cartón tomado de Twitter

Nada más que para los entendidos, si de algo hay que exculpar a la crisis sanitaria es de la caída espectacular, sin precedente en México, del producto interno bruto, al menos en el primer trimestre de este año.

Recordemos que México venía de una contracción del 0.2% al cierre de 2019 por las decisiones del actual Gobierno que estaban estrangulando la liquidez de muchos negocios y debilitando la posición de sectores económicos diversos.

Como quien dice, la caída no es culpa del Covid-19 sino de una epidemia propia de nuestra nación llamada AMLO-18, un virus que acaba con la rentabilidad de las empresas.

Y no sólo eso, sino también ha propiciado:

  1. El despilfarro del fondo estabilizador construido a lo largo de varios años para enfrentar crisis como la actual.
  2. El fin de las licitaciones en aras de invitaciones privadas y asignaciones directas con tufos de corrupción, como acaba de comprobarse con los millonarios contratos en favor de un hijo de Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad.

Cartón tomado de Twitter

Y es que así como el Covid-19 destruye los pulmones de sus víctimas, el AMLO 18 acaba con las defensas e inmunidad de la economía.

Es, como el Covid-19, un virus económico que acaba con todo lo que toca, llámese PEMEX, CFE, SEP, etcétera.

Tampoco se trata de dibujar como una dama de la caridad al Covid-19, porque sí tendrá que ver con la crisis económica mexicana, pero a partir del segundo trimestre, o sea, de abril a junio.

Y el pronóstico no parece nada alentador, pues mucho nos tememos que el paciente tendrá que ser llevado a terapia intensiva, y que para salvarlo se necesitará de más de un ventilador.

Y se da por un hecho que la gravedad extrema seguirá más allá de los restantes trimestres de 2020, y quizás 2021 y hasta 2022.— (Colaboración exclusiva para HECHO DIGITAL | Cartón de portada, tomado del periódico capitalino “El Heraldo de México” | 8-V-2020)