La consideraban una profesional ejemplar, “excelente maestra y persona”: Era docente de la materia de inglés

María Assaf Medina se preparó este viernes 10 de enero como todos los días, y salió temprano a dar sus clases en el Colegio Cervantes, de Torreón,  pero ya no regresó a casa.

“Miss Mary”, como le decían los alumnos, es la maestra que perdió la vida en el tiroteo, en el céntrico plantel de la ciudad coahuilense.

María Assaf Medina era docente de la materia de inglés.

Según quienes la conocieron, era su primer ciclo escolar en el Colegio Cervantes, pues previamente duró muchos años en un colegio de Gómez Palacio, Durango, al otro lado de Torreón.

“Le dio clases a mis hijos. Era muy buena, excelente maestra y persona. A lo mejor aquí no la conocían mucho, pero era una gran mujer”, platicó Socorro, quien llegó al colegio Cervantes porque su hija es maestra de la institución.

Emiliano, hijo de Socorro, relató que “Miss Mary” era una maestra comprometida, con mucha atención a sus alumnos. “Persona amable, siempre estaba ahí para los alumnos, muy dedicada”, contó.

Socorro añadió que a la maestra la caracterizaba su alegría. “Cuando iba a preguntar por mis hijos siempre tenía disposición, muy alegre”, refirió.

“Una persona muy paciente”, añadió su hijo Emiliano.

“Siempre me motivaba y estaba al pendiente de mí”, relató otra alumna.

En Facebook, muchas personas también publicaron mensajes dedicados a “Miss Mary”.

“Gracias por todas tus enseñanzas”, escribió Agustín.

“Fue mi maestra en un curso de inglés años atrás, era una persona increíble y con un gran corazón, siempre me motivaba y estaba muy al pendiente de mí”, escribió Marce.

“Esa sonrisa estará siempre en cada una de las personas que tuvimos la oportunidad de compartir un pedacito de nuestra vida con esta gran persona”, escribió Isabel.

Mientras tanto, en Torreón y la conurbada Gómez Palacio seguía siendo tema de plática, este sábado 11 de enero, los dramáticos sucesos en el Colegio Cervantes.

Algunos, padres o familiares de los alumnos, recuerdan los angustiosos llamados de éstos, como “ven por mí , (que) acaban de matar a un niño”.

Evelyn, madre de dos alumnas de 9 y 12 años, relató que “mi hermana me habló por teléfono para decirme que hubo una balacera en el colegio” y de inmediato “me arranqué, me dejé venir por mis hijas”-

Asustada, preocupada, Evelyn llegó al colegio buscando a sus hijas, que ya estaban con una amiga, la mejor amiga de Dana, la alumna de 12 años.

Al escuchar lo que después supo era el primer disparo, Dana pensó que era el ruido causado por alguien que dejó caer colchones, lo que suele suceder con frecuencia en el plantel.

Después escuchó más detonaciones, “como cinco”, recuerda Dana.

En seguida –continúa— escuchó gritos y “las maestras empezaron a llegar a nuestro salón y nos preguntaron que si estábamos bien”.

También nos recomendaron “que no saliéramos del aula”, narró Dana.

Las dos hijas de Evelyn, que estaban en un segundo nivel, comenzaron a gritar a los que estaban en planta baja que se echaran al suelo.

En el patio, escenario del tiroteo, había estudiantes de tercero de secundaria, de segundo de primaria, de la escolta y del taller de Robótica.

De la escasa información oficial disponible, este sábado, destaca la observación del coordinador de Seguridad Pública en La Laguna de Coahuila, Adelaido Flores.

Para este funcionario no hay duda de que el niño de 11 años que protagonizó el tiroteo sabía del manejo o práctica en el uso de armas.

Es muy posible, añadió Flores, que haya tenido “alguna práctica para abastecer, cargar y (sobre) el manejo de las dos armas, sobre todo hacerlo casi al mismo tiempo.

Si bien “no tenemos vídeo (sobre el desarrollo del tiroteo), se nota por el tiempo y el espacio de las llamadas (que el autor de la tragedia sabía) cómo abastecer y cargar (las armas) para poder hacer el disparo”.

No había información disponible, este sábado, si ya había sido practicada la necropsia al niño pistolero ni dónde está depositado el cadáver.

Mientras tanto, la fachada del colegio Cervantes se sigue llenando de veladoras y flores que llevan dolientes en memoria de los fallecidos.

Se duda que el plantel pueda reanudar sus clases este lunes 13, aunque las autoridades judiciales y forenses ya terminaron sus investigaciones en el lugar.— (Redacción de HECHO DIGITAL con información del periódico “Vanguardia”, de Coahuila – 11/I/2020)