Reclamos y reproches con enfado e ira muy grande al mandatario de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, y el Fiscal General de Justicia de la propia entidad, Óscar Montes de Oca Rosales, abundan en las redes sociales por el caso del menor de edad duranguense que sufrió un percance en el Parque Xenses de Xcaret y, a causa de la negligencia de quienes lo operan, acabó por costarle la vida.

Las expresiones adversas para Carlos Joaquín González y Montes de Oca Rosales les resultaron adversas de manera unánime, tras conocerse que el Vicefiscal en la Zona Norte, José Carlos Villarreal Rosillo, condicionó la entrega del cuerpo de “Leo” (por Leonardo) a su padre, Miguel Ángel Luna-Calvo, quien resultó un afamado cardiólogo de Durango, el cual goza del aprecio de la sociedad y las más altas autoridades de la entidad.

La condición para la entrega del cadáver de Leonardo –cuya madre (Hilda) urgía a su esposo para abreviar el inmenso dolor que aún sufre–, era que el médico otorgara el perdón sobre la muerte de su hijo al poderoso grupo económico Xcaret, a fin de blindar a éste en el deslinde de responsabilidades, rescatarlo del escándalo y, desde luego, eximirlo de la reparación del daño, no obstante que cuando está de por medio la muerte es irreparable.

Como ha dado a conocer ampliamente HECHO DIGITAL, el galeno Luna-Calvo denunció la vileza de la Fiscalía, sumido en el dolor, en redes sociales, en las que imploró el apoyo de medios de comunicación y periodistas con un nombre en el país.

Al estallar anteayer el escándalo en redes sociales, apenas el miércoles pasado (31 de marzo), las autoridades de Quintana Roo salieron al paso del caso tras no poder “tapar el ojo al macho”, y ayer jueves (1 de marzo), cinco días después de la tragedia –sí, cinco días después de la tragedia–, la Fiscalía sacó la cabeza a través de un comunicado para asegurar que desde el momento mismo del infortunio se abrió una carpeta de investigación por homicidio culposo –información que no se le brindó ese mismo día al padre de “Leo”. Y Protección Civil del municipio de Solidaridad –donde su ubica el Parque Xenses–, procedió a clausurar la atracción “Rio de Lodo”, donde un ducto destapado por negligencia succionó al menor de edad. Se esperaba que se clausurara el Parque, mas no fue así, en una determinación muy cuestionada igualmente en redes sociales, que tienen su origen, coinciden internautas, en la corrupta relación del gobierno de Carlos Joaquín con grupos de empresarios acaudalados de la entidad, como los que conforman Xcaret.

La reacción de las autoridades fue tardía, actuaron como todo apunta a que no tuvieron voluntad de hacerlo desde el sábado pasado (27 de marzo), día del percance. “Leo” falleció al día siguiente, domingo, en un hospital de Playa del Carmen, a causa de la hemorragia que sufrió en pulmones.

Una mínima parte del tifón de repudio que alcanzó al gobernador Carlos Joaquín González y al fiscal Montes de Oca Rosales es el siguiente:

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 2 – ABRIL – 2021 |